jueves, 16 de octubre de 2014

Como debe viajar un recién nacido

¿Tienes un recién nacido? ¡Enhorabuena!

Algunos consejos sobre cómo deben viajar en coche

Aunque España es uno de los pocos países que cuenta con una normativa específica sobre el uso de sistemas de retención para bebés, la DGT advierte de que también aquí muchos de los menores de un año viajan incorrectamente sujetos.

La mejor forma de proteger a un recién nacido en su primer viaje en coche es utilizando un dispositivo de seguridad adecuado. En nuestro país, estos sistemas deben estar homologados bajo la normativa europea ECE R44-04, algo que podemos comprobar gracias a una etiqueta, generalmente de color anaranjado, que se encuentra en la parte trasera de cada silla infantil. En ella además podremos leer la compatibilidad de la sillita con los distintos automóviles (que puede ser universal, semi-universal o específica), el rango de peso adecuado para esa sillita, y otros datos de interés, como el país de homologación, el nombre del fabricante o el número de serie.
En el caso de los recién nacidos, lo más recomendable es adquirir una silla del grupo 0. Muchos optan por llevar a sus bebés en capazos sujetos, pero estos suelen llevar sólo cinturón de seguridad para el vientre y no en forma de 'Y', que es el que se considera más seguro. Las sillas porta-bebé, popularmente conocidas como 'maxicosis', son más prácticas, y protegen mejor al niño en caso de impacto lateral.
Uno de los errores más frecuentes se comete al colocar la sillita en el asiento. Para poder cumplir con el sistema de instalación propio de cada modelo, es importante seguir escrupulosamente las instrucciones del fabricante. Saltarse un paso puede inutilizar las propiedades de la silla.
Los menores de 15 meses deben viajar siempre en sentido contrario a la marcha, y preferiblemente en el asiento trasero. Esta costumbre es recomendable mantenerla hasta los 3 años, ya que los que viajan hacia atrás pueden prevenir hasta un 90 por ciento de lesiones graves. También es importantísimo desactivar el airbag de este pasajero, en caso de que lo lleve.
Otro fallo muy común es la utilización incorrecta de cinturones y broches del asiento infantil. Muchas veces no se utilizan en desplazamientos cortos, no se aprietan adecuadamente, se colocan retorcidos, o se sitúan mal sobre el niño. También es importante desterrar el mito en el que creen muchos padres, que están convencidos de que llevando a sus bebés en los brazos podrán protegerlos mejor en caso de accidente. La realidad es que ese es el sitio menos seguro para portarlos. Aún en accidentes a baja velocidad, los bebés pueden resbalar y sufrir caídas o impactos.